Cómo conectar con el Tarot (y 2)

Cómo conectar con el Tarot (y 2)

Estudia la simbología de cada arcano. El símbolo es algo tangible (un color, una letra, una imagen, un objeto, un aroma, un sonido…) que te remite a otra cosa que conceptualmente es difícil de explicar o de concebir de forma racional. La riqueza simbólica de las cartas de Tarot es infinita y depende de la mirada personal de cada lector.

Escribe las sensaciones negativas y positivas que te produce cada uno de los arcanos. Averigua lo que significan emocionalmente para ti cada uno de los arcanos y lo que te transmiten y piensa qué cartas te gustas y cuáles no.  Posteriormente mira cada uno de los arcanos y hazte preguntas como ¿qué te sugiere? ¿qué te inspira? ¿cómo hace que te sientas? ¿qué percibes de su energía? Anótalo en un potencial diario de aprendizaje.

Conversa con cada uno de los arcanos. Coge cada carta de tarot y hazle preguntas en voz alta. Anota tus preguntas y deja que tu mente te devuelva respuestas. No importa si son descabelladas las preguntas o las respuestas. Permítelo todo tal como venga. Se trata de que tu mente haga asociaciones con la carta. Ahora que sea la carta la que te pregunte. ¿qué te preguntaría? ¿te resultan incómodas sus preguntas? Anota todo lo que surja.

Relaciona cada uno de los arcanos con personas reales o ficticias que conozcas. Asocia cada arcano a alguien real o ficticio, las analogías nos permiten relacionar diferentes experiencias o informaciones que aparentemente no son similares. Esto te ayudara a recordar e interiorizar el significado y las particularidades de cada una de las cartas

Inventa y escribe la historia personal de cada uno de los arcanos. Para inventar historias tenemos que encender nuestra imaginación y esto nos ayudara en nuestro estudio. Comienza con un breve recorrido por su infancia, ¿quién pudo ser su familia?, ¿tenía muchos amigos?, ¿cómo fue su adolescencia?, ¿con qué otros arcanos le gusta relacionarse? Etc.

Imagina una conversación sobre un tema actual entre dos o más arcanos. ¿Qué se dirían, por ejemplo el Diablo y la Emperatriz?, seguro que sería una conversación interesante. Hacer este ejercicio te ayudara a desarrollar tu imaginación y a comprender mejor a cada arcano.

Relaciona cada uno de los arcanos con un momento de tu propia historia. Piensa en que momentos de tu vida te hubiera gustado disponer de la energía positiva de alguno de los arcanos y escribe en que habría variado la situación que viviste.

Recuerda que abrir la mente para comprender realmente el significado de las cartas del tarot depende solo de ti.

Archivos