Los Mapas Mentales en la consulta del Tarot

Ante una misma situación, ante una misma experiencia, cada persona construye su propia y diferente interpretación de esa realidad. Lo que percibimos de nuestro entorno está filtrado por las vivencias anteriores, por la cultura del entorno, por el lenguaje que utilizamos o por nuestros propios valores y creencias.

Esta interpretación es como un mapa que orienta nuestro comportamiento y que determina las posibles reacciones y elecciones que llevaremos a término. Pero esa realidad no es universal, es nuestro Mapa Mental y existen tantos Mapas Mentales como personas. Todos somos únicos y diferentes.

Un o una buena tarotista que desee llevar a término una buena lectura de tarot, debe respetar los puntos de vista o percepciones de la realidad que pueda manifestar su consultante. O sea que respete el Mapa Mental de éste y que el propio Mapa Mental del o la tarotista influya lo menos posible en la interpretación de sus lecturas. Como tarotistas debemos estar abiertos a aceptar a nuestros consultantes, sin juzgarlos y sin contaminar el resultado de nuestras lecturas con opiniones o juicios de valor personales. Cada uno tiene sus razones y nadie es ni peor ni mejor que otro.

Respetar al consultante y no juzgar su comportamiento ha de ser uno de los principios éticos de cualquier persona que quiera dedicarse a leer el tarot a los demás. Sin olvidar que leer el Tarot a otras personas es una gran responsabilidad ya que a partir de la lectura que se hace nuestro o nuestra consultante tomará decisiones que comportaran consecuencias para él o ella y para su entorno.

Nada es más crucial en el Tarot que la honestidad y compromiso.

Los Comentarios están cerrados.