Arthur Edward Waite autor intelectual del Tarot Rider-Waite

Arthur Edward Waite (1857-1942) nació en Nueva York (Estados Unidos) y quedó huérfano de padre a temprana edad. Su madre, Emma Lovell, se trasladó con él a Inglaterra, su país de origen, donde Waite se educó y vivió casi toda su vida. Emma se convirtió al catolicismo en 1863.

Waite recibió una buena educación y ya desde joven sintió interés por la lectura y la escritura. La muerte de su hermana Frederika en 1874 le hizo interesarse por el ocultismo, lo que le llevó a visitar con frecuencia el Museo Británico en busca de información. En 1881, descubrió la obra de Eliphas Levi, que estudió con detalle.

Hay bastantes similitudes entre Waite y Pamela Smith, con quien colaboró para crear el Tarot Rider-Waite. Ambos eran norteamericanos que perdieron a un progenitor (Pamela era huérfana de madre), que vivieron casi toda su vida adulta en Inglaterra, cercanos al catolicismo y con gran interés por el ocultismo.

Waite entró en los círculos exteriores de la Orden Hermética de la Golden Dawn en enero de 1891, y la abandonó de manera provisional en 1893. Volvió a unirse a la Orden en 1899 y entró en los círculos interiores en 1899, justo antes del gran cisma que afectó a toda la organización. Su currículum en las órdenes esotéricas incluye su introducción en la Masonería en 1901 y en la Societas Rosicruciana in Anglia en 1902. Abandonó de manera definitiva la Golden Dawn en 1914, para formar la Hermandad de la Rosa-Cruz en 1915.

Se casó en dos ocasiones, la primera, a los 30 años de edad con Ada Lakeman, con quien tuvo a su única hija, Sybil. Tras quedar viudo, se casó de nuevo en 1924 con Mary Broadbent Schofield.

Fue autor de más de setenta de títulos acerca de temas como la adivinación, la cábala, la alquimia, la masonería, magia ceremonial, rosacrucismo y temas esotéricos varios. Escribió novelas, poesía y fue amigo del escritor Arthur Machen. También fue el editor de una revista: «El Mundo Desconocido». Sus obras fueron bien acogidas en su tiempo en los círculos esotéricos y varias de ellas se siguen publicando en la actualidad. Pero por supuesto, la fama de Waite no se debe a sus sesudos estudios sobre la masonería o la alquimia, sino por ser el inspirador del Tarot que lleva su apellido.

En 1909, Waite encargó a su antigua conocida de la Golden Dawn, Pamela Colman Smith, la producción artística de un Tarot que fue publicado por la editorial Rider. Una de las particularidades de este mazo es la de llevar ilustraciones en todos los arcanos menores, lo que hacía mucho más fácil su interpretación. Para su creación, Waite utilizó todo lo que había aprendido en la Golden Dawn e incluyó algunos elementos alquímicos en la baraja.

Además, Waite se permitió realizar otros cambios sobre la tradición, tanto en el orden de ciertos naipes como en el diseño de otros, todos ellos ejecutados artísticamente por la mano de Pamela Smith, basándose en ocasiones en el Tarot italiano Sola-Busca (1491). El mazo de cartas se denominó, desde entonces «Tarot Rider-Waite», dejando sin acreditar el trabajo de la ilustradora. Junto a las cartas, Waite publicó su «Clave del Tarot», que fue reeditada en 1911 como la «Clave Pictórica del Tarot».

Los Comentarios están cerrados.