The Wild Wood Tarot

Un Tarot de inspiración pagana y chamánica que nos invita a entrar en el bosque ancestral.

Creadores: Mark Ryan y John Matthews, Will Worthington (ilustraciones).

Cómpralo en: Amazon.es / Amazon.com

Nos encontramos aquí ante un Tarot realmente interesante, que sigue la tradición pagana de cartas como el Tarot Robin Wood, pero mezclándolas con sierto aire chamánico y ancestral. Sin llegar a la excelencia del Robin Wood, estas cartas contienen también su dosis de oscuridad, fuerza y poder, como corresponde a la tradición en la que se inscriben.

Al analizarlas, es inevitable sentirse arrastrados a un bosque ancestral, donde chamanes, druidas, mujeres sabias o guerreros, nos salen al paso. Los dibujos tienen cierta cualidad similar al cómic, y en algunos momentos recuerdan a los elegantes diseños de Anne-Marie Ferguson (Tarot Artúrico, Taror de Llewellyn). Desde el punto de vista del simbolismo del Tarot, hay elementos que están y otros que se echan en falta, pero esto es algo común en todos los Tarots con pretensiones «artísticas» de hoy en día.

El Loco se denomina aquí, el Vagabundo, y se presenta dándonos la espada, a punto de cruzar un abismo brumoso sobre un puente que no es otra cosa que un arco iris. Una buena metáfora. El Mago es un viejo chamán; mientras que la Sacerdotisa es una vidente que escruta las aguas de un recipiente de piedra. Él está ataviado con una piel de oso, ella, con una capa de plumas de lechuza. Me gusta que el Emperador y la Emperatriz sean El Hombre y la Mujer Verdes, un tributo a los dioses ancestrales de la vegetación. El Sumo Sacerdote es el Ancestro, un ser a mitad de camino entre una persona y un ciervo, que porta un tambor chamánico. Los Enamorados están unidos por una cinta roja atada a sus muñecas, lo que puede gustar o no, dependiendo del tipo de relación que uno quiera ver reflejado en este naipe. El Carro se cambia por una mujer arquera. Mientras que la carta número 8 es El Ciervo.

La 11 muestra a un guardián del bosque, ataviado con la piel de un lince (un tributo al león). El Colgado se sustituye aquí por el Espejo, que porta una sirena que llama a los muertos. Y la carta número 13 es simplemente el Viaje (al otro mundo). El Balance de la Carta 14 muestra dos dragones, rojo y blanco (un símbolo alquímico). El Diablo se sustituye por el Guardián, el esqueleto de un oso de las cavernas. La Estrella es una bella representación de la Estrella Polar como guía de los viajeros. Las dos últimas cartas son El Gran Oso y el Árbol del Mundo.

Cada carta del arcano menor tiene un dibujo ilustrativo que a veces sigue el estándar RWS y a veces no. En todo caso, junto a la denominación, hay una palabra clave que ayuda en la interpretación.

El esquema que sigue es interesante, pues cada palo se abre con la Sota, sigue con el As y todas las cartas numeradas, y finaliza con el resto de cartas cortesanas: caballero, reina y rey. Todas las cartas cortesanas son animales, que suelen estar relacionados con el elemento de cada palo. Ahora bien, se hace difícil pensar cómo se interpretan esos animales en el contexto de una tirada.

Los cuatro palos de esta baraja son: piedras (tierra), flechas (aire), vasos (agua) y arcos (fuego). Se agradece el esfuerzo del ilustrador por dar el mismo relieve a los arcanos menores que a los mayores, algo que se echa en falta en muchos mazos contemporáneos.

Algunas cartas del arcano menor son muy interesantes, como el dos de vasos que representa el matrimonio entre un hombre-ciervo y una mujer-caballo; el tres de arcos, que nos muestra un misterioso arquero encapuchado (¿Robin Hood?) ataviado con un vestido adornado con dos serpientes; el siete de piedras, donde la Mujer-Verde ejecuta una sanación; o el dios astado del nueve de piedras, por citar unos pocos. En general, es un Tarot que resulta atractivo y lleno de sorpresas.

Las cartas son un algo pequeñas, pero manejables y tienen una calidad de impresión bastante aceptable. Las medidas son: 6 x 10,2 cm aprox.

Se trata de un mazo recomendable para todos los coleccionistas que estén interesados en el mundo pagano, en las tradiciones chamánicas o simplemente en los Tarots de gran atractivo visual. Puede tener cierto interés para hacer lecturas, aunque algunas cartas son limitadas en este sentido. Como Tarot de meditación, puede ser muy interesante, ya que nos invita a entrar en un bosque primordial lleno de sorpresas. Para mí, ha sido una sorpresa agradable.

Copyright texto: Octavio Déniz.
Copyright ilustraciones: Sterling Ethos (Nueva York, Estados Unidos).

Cómpralo en: Amazon.es / Amazon.com

Los Comentarios están cerrados.