Conceptos básicos de Paganismo para tarotistas

Es innegable la huella del paganismo en muchos Tarots modernos, como también es evidente el desconocimiento de algunas personas que confunden ciertos símbolos paganos con cultos satánicos o anticristianos. Como veremos, los cultos paganos son anteriores al cristianismo y sus versiones contemporáneas, en nada se relacionan con creencias oscuras, misas negras o sacrificios humanos.

Para los entendidos o para los seguidores de los cultos paganos, la información que sigue, resultará sin duda demasiado simple. Pero el objetivo de este artículo es ilustrar a los que ignoran, de manera que cuando tengan en sus manos un Tarot de inspiración pagana, puedan comprender algunos conceptos esenciales.

Las creencias paganas hunden sus raíces en las religiones ancestrales de Europa, que no provienen del judaísmo o el cristianismo. De hecho, el término «pagano» proviene del término latino «pagus», extendido en el siglo V de nuestra era. Esta terminología indica de manera peyorativa a la religión de la gente «del campo», aquellos que aún vivían en contacto con la naturaleza y los dioses antiguos. El paganismo fue perseguido por la Iglesia cristiana, quien lo identificó con el satanismo (sin que exista tal relación).

Algunos antecedentes del paganismo moderno se pueden encontrar en los cultos chamánicos o la adoración de la Diosa en la Vieja Europa (según las investigaciones de Marija Gimbutas o Mircea Eliade), la religión politeísta greco-romana (que incluye deidades de todo el arco Mediterráneo), las deidades y ciclos mitológicos celtas, germánicos y nórdicos, y muchas fuentes más.

Con la abolición de las últimas leyes que la perseguían, la antigua religión experimentó un renacimiento en la década de 1950. Esto se debe a la obra de Gerald Gardner, quien se presentó ante el mundo como un brujo moderno, que había sido iniciado en antiguos ritos que se conservaban de manera subterránea. El libro de Gardner «Witchcraft today», sentó las bases para movimientos como la Wicca o similares.

El paganismo contemporáneo es un movimiento diverso, donde se dan múltiples estilos y creencias. A continuación se relatan algunos elementos básicos que se dan en muchas, pero en todas, las ramas de esta fe.

Los nuevos paganos se organizan en torno a pequeños grupos, denominados «covens», donde se realizan ritos que tienen un carácter estacional y conectado con los ritmos celestes. Normalmente, estos ritos se denominan sabbaths y son ocho, que se realizan al inicio de cada estación y en el punto medio de las mismas. Del mismo modo, se celebran todas las lunas llenas. También existen personas que siguen estos cultos de manera solitaria.

Las creencias paganas se relacionan con la idea de que en la Naturaleza contiene dos fuerzas complementarias. La energía femenina, que viene representada por la Gran Diosa (Diosa Madre, Madre Naturaleza), y la energía masculina, que viene señalada por el Gran Dios (Dios Padre, Dios Astado). Algunos paganos entienden estas dos fuerzas como arquetipos, mientras que otros afirman la existencia real de dichas deidades.

Aparte del politeísmo, el paganismo es animista (cree que todo lo que existe, está vivo) y panteísta (todo está impregnado de la esencia del dios/diosa). Así que el paganismo es una religión de la tierra, que está conectada con el movimiento ecológico contemporáneo.

El paganismo cree en una vida después de esta, y en muchos casos, también aceptan la idea de la reencarnación, entendida ésta como una vía de perfeccionamiento del alma.

Existe una ética pagana, basada en el principio de «haz lo que quieras, mientras no dañes a nadie». De este modo, se acepta cualquier estilo de vida, orientación sexual o ideología política, siempre que no se intente imponer a otros. También hay paganos cristianos, budistas, agnósticos, etc.

Por último, hay que reconocer la conexión entre el paganismo y la magia. De hecho, muchos paganos se denominan a sí mismos «brujos» o «brujas». La magia se lleva a cabo a través de rituales y hechizos, que se integran tanto dentro la magia simpática, como de la magia ceremonial, o sexual, entre otras. Pero muchos paganos creen también en la «ley de causa y efecto», que indica que el uso de la magia debe ser medido, ya que todo lo que se hace, tiene consecuencias para quien lo hace.

Los Comentarios están cerrados.